El precio del «tiempo real». Knight Capital pierde de 400 millones de dólares por un error informático

Hoy en día ya se realizan muchas transacciones de compra y venta en la bolsa si que intervenga el hombre. Los ordenadores de los brokers hablan  entre sí comprando y vendiendo de forma automática. Lo que hace que el software – los programas que llevan la reglas de compra y  venta – sean fundamentales para todas estas empresas.

El miércoles pasado, el software que gestiona la compra y venta de acciones del broker americano Knight Capital se dedicó a comprar acciones de todas las empresas que pudo: RadioShack, American Airlines, Ford, y otros. A los 45 minutos, la compañía se dio cuenta de lo que había pasado y empezó a deshacerse de todas las acciones adquiridas por error. El error informático supuso un balance catastrófico: 440 millones de dólares en pérdidas.

El resultado negativo es tan grande que la estabilidad de la empresa se vio seriamente afectada. Afortunadamente, ninguno de los clientes de Knight Capital Group se vio afectado, pero las acciones cayeron un 63% y ya se empieza a decir que este es el comienzo del fin de la compañía.

Conclusión

Los que hemos trabajado para las mesas de contratación – en mi caso españolas – sabemos que este mundo bursátil es de los pocos en el que las empresas – por motivos de velocidad de compra y venta – dejan a los ordenadores hablar y negociar entre ellos sin la intervención humana. Evitar errores en estos casos es casi imposible ye que el 100% de fiabilidad no existe. Por lo que es normal que de vez en cuando veamos que alguna empresa se vea afectada – en mayor o menos medida – por este tipo de errores informáticos.

No alcanzar un 100% de fiabilidad es un riesgo que las empresas asumen y entienden ya que en bolsa el concepto «tiempo real» realmente se lleva al límite.

Por primera vez Microsoft anuncia pérdidas. 401 Millones de Euros

¿A quién le sorprende? Desde luego a mi no. Son muchos errores y perdida de cuota de mercado. Y eso que algunos productos siguen siendo un semi-monopolio. Y desde luego compras como la empresa de publicidad aQuantive terminan de minar resultados por muy buenas ventas que tengan.

No es momento para sacar pecho – como parece que Mr. Ballmer está haciendo – sino para tener una profunda reflexión y cautela. En la nueva estrategia y productos de la compañía hay mucho en juego y desde luego Microsoft cada vez tiene menos aliados y por ende menos amigos.

Su informe oficial se puede ver aquí